BizSolutions

Antecedentes

"La experiencia de cuatro generaciones"

El origen de nuestro vivero se remonta al mismo inicio de la multiplicación de vides americanas en España tras el ataque de la filoxera: finales del siglo XIX y principios del XX. Esta actividad, que hasta entonces había sido una faceta más en la labor de cada viticultor, necesitó con el paso de los años de mayor dedicación y profesionalidad. Los viñedos se vieron azotados por una plaga implacable y como ocurre siempre, lo que para la mayoría fue una crisis para otros fue una oportunidad.


El trabajo de viverista de vid, como casi todos en la agricultura, era entonces arduo y laborioso, pero en Larraga fueron varios los que apostaron por este nuevo negocio. Nuestro antepasado Leandro Fernández fue uno de ellos y se mantuvo firme en el empeño hasta que su yerno, Segundo Villanueva, le dio un nuevo empuje y forma de empresa produciendo, comprando y vendiendo los ya casi olvidados barbados de riparia o rupestri.

Viveros Villanueva creció y se consolidó después gracias a la fuerza de la tercera generación, representada por Segundo, Julio, Jesús, Miguel Ángel y José Miguel. El volumen de negocio aumentó poco a poco, pasando a contar la producción por cientos de miles, que con los medios que había en España en las décadas de los 50, 60 ó 70 era ya meritorio. La investigación en el sector no cesaba y del clásico barbado injertado en campo se pasó en cuestión de nada al injerto en taller de nuevos híbridos de portainjertos, incorporando también nuevas yemas de vinífera  certificadas internacionalmente con pureza varietal y sanitaria garantizada.

 

Una empresa moderna

"Líderes en España y con vocación internacional"

La lucha por mejorar nos ha llevado a dotarnos de unas instalaciones y medios productivos modernos, adaptados a las nuevas técnicas de multiplicación de la vid. Nuestro liderazgo en el mercado español es un paso más para progresar en pos de una clara vocación internacional.

-Centros de manipulación y almacenamiento

Más de 4.000 metros cuadrados de naves, de los que 1.200 corresponden a cámaras frigoríficas preparadas para conservar en perfecto estado nuestros injertos hasta que llega el momento de la plantación.

-Fincas propias

La Serna y El Linte. En total más de 150 hectáreas regables en las que combinamos la plantación de cepas madre de americanas y viníferas, que producen material de categoría base y certificado. Su seguimiento debe ser especialmente cuidadoso y requiere de mano de obra y maquinaria especializada.

-Distribución

La entrega de nuestro producto al viticultor se realiza, si así lo desea, justo en el momento en que se va a realizar la plantación, responsabilizándonos hasta el último instante de su buen estado de conservación. Trabajamos con planta viva.

 
Descargas

Descargas

- Folletos
- Artículos
- Enlaces de interés
Contacto y Localización

Contacto y Localización

- Calle Vista Alegre s/n
- 31251 Larraga Navarra(Spain)
- Tel. 948 711 062